España se propone cambiar su modelo productivo con una apuesta por las energías renovables. El objetivo: generar empleo sin impacto en el medio ambiente.