Las cosas han cambiado en el sector de la energía solar en España, para bien, en el último año. ¿La causa? Fundamentalmente las subvenciones y la prioridad que el Estado ha concedido a las instalaciones de energías renovables, frente a la proveniente de combustibles fósiles.

Gracias a ello, cada vez más colectivos se plantean un uso compartido de energía renovable y solidaria mediante instalaciones de autoconsumo. Es el ejemplo de un barrio de Zaragoza, el llamado ‘Barrio Solar’, donde van a desarrollar la primera instalación de autoconsumo colectivo de España con la intervención del Ayuntamiento de la ciudad. El barrio solar ahorrará la emisión a la atmósfera de casi 40.000 kilos de CO2 al año, o lo que es lo mismo, supondrá una emisión beneficiosa equivalente a lo que generarían 3.000 nuevos árboles. La factura de la luz será más barata y podrán beneficiarse hogares de familias vulnerables, cumpliendo así con el ODS7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030.

Gran parte de nuestros socios europeos pretende alcanzar cuotas del 50% de renovables para ese año. La buena noticia es que, gracias a la caída de la demanda producida por la situación del COVID19 y el clima favorable, en muchos casos ya se están acercando.

Todo son buenas noticias

La perspectiva es más que ilusionante: Los costes solares han caído en España un 81% desde 2010. Un país con el mayor ratio europeo de horas de sol por año debería estar a la cabeza de producción de energía solar, y sus habitantes tendrían que beneficiarse de ello. Otra buena noticia es que la mayoría de los tejados de vivienda en España son viables para la instalación de placas solares (79%). A la cabeza en porcentaje de cubiertas disponibles estaría Madrid, seguida de Navarra y Murcia.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) ha presentado al Gobierno su hoja de ruta para convertir al país en líder de producción de energía solar y renovable, aprovechando su ingente riqueza natural.  Además, España encabeza la fabricación de tecnología fotovoltaica con empresas altamente competitivas en los principales elementos de la cadena de valor y en la fabricación de seguidores solares. UNEF cree que, gracias a nuestros recursos tanto tecnológicos como naturales, podemos convertirnos en un importante hub fotovoltaico, en un mercado en plena expansión. Lo que fue un sueño durante mucho tiempo empieza a atisbarse como una realidad plausible ¡Lo vamos a conseguir!

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies