El efecto Filomena permanece tras semanas de intensos trabajos de retirada de nieve y reconstrucción de daños en olivares y viñedos, instalaciones agropecuarias y edificios industriales. La cuantificación de esos daños aún se está realizando. Admitimos, tras soltar los bastones y la tabla de snow, que  esto no lo teníamos previsto para el primer mes de 2021. En fin, como en esta película no sirve hacerse el muerto y esperar a que amaine, mejor agarramos la pala y nos lanzamos a recopilar datos positivos para elevar un poco los ánimos ¿os parece?

Castilla-La Mancha, zona catastrófica

Según fuentes oficiales, el sector del olivar ha sido uno de los más afectados en Castilla-La Mancha por la tormenta de nieve, viendo previsiblemente mermada su producción en unas 10.000 toneladas de aceite: en algunos lugares como La Alcarria  la oliva se encontraba recogida en tan solo un 30%. El dato positivo es que el aceite está experimentando un aumento de precio, alcanzando récords en los primeros meses de campaña.

El viñedo también se ha visto gravemente afectado por la nieve y heladas posteriores. Aunque es una planta que soporta bien los fríos, las proporciones casi bíblicas de Filomena y las temperaturas que sucedieron ala borrasca han provocado daños que continúan evaluándose.

Motivos para la esperanza

El dato positivo es que toda esa nieve ha provisto de agua a los acuíferos  de la zona, lo que permitirá a los agricultores retrasar los riegos de los cultivos y ahorrar costes. Las cifras son categóricas: las precipitaciones de las sucesivas borrascas posteriores han llegado a los embalses de la cabecera del Tajo y han elevado la reserva hidráulica al 51,1,% de su capacidad. Todos los ríos han aumentado su caudal.

El sector ganadero ha sido otro de los grandes perdedores, registrando cuantiosos destrozos sobre todo en instalaciones e infraestructuras. Para paliar los ingentes daños y ayudar a impulsar la economía del campo, ya suficientemente maltrecha por la pandemia, se destinarán en torno a 80 millones de euros de indemnizaciones desde  la Agrupación de Entidades Aseguradoras de Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro). Además, según anunció hace unos días el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se está avanzando –en parte por el tirón de orejas de la UE- en la democratización de las ayudas de la PAC, las cuales penalizan claramente a los agricultores y ganaderos más jóvenes.

Otras propuestas de recuperación, en este caso auspiciadas por Asaja Castilla-La Mancha, solicitan que los municipios afectados eximan a los agricultores y ganaderos del pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, así como la concesión de préstamos flexibles o la condonación de los pagos a Seguridad Social.

Es febrero, ya estamos más cerca de la primavera. Seguirá saliendo el sol y seguiremos levantándonos, no queda otra.

 

 

 

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies