Muchas voces se han alzado proponiendo escenarios catastróficos posteriores a la pandemia del coronavirus que –más pronto que tarde- dejaremos atrás. A pesar de la gravedad, y de que aún lidiamos con la sensación de estupor que nos produce el virus y las consecuencias del confinamiento, queremos lanzar un mensaje de tranquilidad y esperanza para extraer beneficios de tan terrible experiencia.

Queremos quedarnos con lo que el lado positivo del COVID19 reportará; esas muchas historias de solidaridad, de dedicación, de valor y fraternidad. Este trance lo estamos superando y saldremos reforzados como seres humanos, como trabajadores, como vecinos. El panorama económico se augura cuando menos complejo, pero dependerá de nuestra capacidad para ofrecer soluciones innovadoras que lo mejoren. Nosotros nos unimos, junto con otras muchas empresas y ciudadanos, al futuro verde; una salida a la crisis basada en la sostenibilidad del planeta y en las energías renovables. Porque a diferencia del COVID19, el cambio climático lleva tiempo avisando, y acabamos de comprobar que las catástrofes ocurren y es mejor estar preparado para minimizar los daños ¿verdad?

España, en el corazón del cambio

Para algunos países, entre los que se encuentra España, la clave de la recuperación económica debe ser verde. Estados Unidos o China se cuestionan iniciar una moratoria al cumplimiento de leyes ambientales de las industrias contaminantes de forma indefinida, retrocediendo en el tiempo y abriendo la puerta a la tentación de los combustibles fósiles como receta para estimular la economía. El grupo de la UE en el que nos encontramos lidera una propuesta basada en la sostenibilidad, que prevé aumentar las inversiones en movilidad sostenible, energías renovables y eficiencia energética, con dos objetivos prioritarios: la reactivación económica y la generación de empleos.

Los ministros del grupo del ‘Pacto verde’ europeo abogan por recuperar la propuesta y continuar con la hoja de ruta previa a la pandemia, y que ese sea precisamente el instrumento que se emplee para salir de la crisis. Invertir en tecnologías respetuosas con el medio ambiente, apoyar la innovación industrial, utilizar transporte público y privado de forma consciente y limpia, garantizar la eficiencia energética de los edificios…

Hemos demostrado que se puede vivir de otra manera, trabajar diferente, organizarse en muy poco tiempo para ofrecer soluciones rápidas a problemas muy graves: hagamos lo mismo para frenar el cambio climático, colaboremos y actuemos con la misma contundencia con que atacamos al virus. Lo hemos conseguido ya, tan solo hay que ponerlo en práctica, con ayuda de las instituciones, en otros contextos. El futuro será verde o no será.

 

969139145

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies