España es el único país del mundo con una red de vías pecuarias oficializada desde el siglo XIII y confirmadas en 1995. Un entramado que atraviesa comunidades autónomas, grandes urbes, despoblados y mesetas, al son de balidos y cencerros.

La trashumancia persiste a pesar del bitcóin, de pandemias y guerras. Poco le influyen los e-Sports y el curso que la civilización occidental va tomando, o sí, pero resiste. Ahora se nos presenta el reto de conservarlo.

En una conexión perfecta vivieron pastores y ganados, naturaleza y artesanía, ciudadanos y mercados, durante siglos. Su reivindicación –y su derecho- inunda la puerta de Alcalá madrileña cada año, en su ida y vuelta casi legendaria en busca de los pastos, en un grito apenas entendido, interpretado desde el exotismo y el estupor.

Volver a la tierra, comunicarnos y sobrevivir como en tiempos de la Mesta. ¿Se puede?

Retroinnovación: un sistema perfecto

Concha Salguero, coordinadora de proyectos internacionales en Trashumancia y Naturaleza, acuñó el término «retroinnovación» para calificar la labor anual de animales y pastores en su recorrido por las cañadas reales de la Península.

Este sistema de ingeniería natural planta, desbroza, disemina semillas y fertiliza suelos en su incesante caminar entre dehesas y vaguadas. Del mismo modo, gracias a ello consigue prevenir los incendios forestales, sostiene la diversidad de hábitats y genera productos alimenticios de gran calidad.

Los beneficios económicos para toda la comunidad implicada podrían multiplicarse con políticas protectoras, que incentivaran este arte ancestral y premiaran a pastores, hosteleros, artesanos y pueblos enteros que ven cada año como la cabaña disminuye.

Queremos reivindicar la trashumancia como un bien estratégico de enorme importancia. Solicitamos la conservación del gran patrimonio público que supone la red de vías pecuarias como un sistema cultural, un patrimonio etnográfico y antropológico de valor incalculable.

¿Y si le vamos buscando un espacio en el metaverso?

Energía solar fotovoltaica

Cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies